Sistemas de sanación, ¿”milagrosos”?

Un amigo me comentaba que sería estupendo disponer de un sistema que sanase las enfermedades fisicas de manera inmediata y sin esfuerzo. Y casi podríamos añadir: “anteayer mejor que mañana”, porque la aceleración que preside nuestras vidas nos lleva a querer tener lo que deseamos cuanto antes y, si fuera posible, sin mover un dedo.

Sin embargo, disponer de un sistema de sanación con esas características y que pudiera ser enseñado o aprendido por cualquier persona interesada, no es un Shangri-La a nuestro alcance.

Es seguro que los eficaces sistemas de sanación de los que ya disponemos, continuarán perfeccionándose y muchos podrán aplicarse de manera coordinada y complementaria. Además, si avanzásemos en utilizar al mismo tiempo energías, sonidos, cristales y colores, podrían lograrse resultados sorprendentes.

Pero de ahí a contar con un sistema tipo “bálsamo de Fierabrás”, que lo cure todo “en un plis-plas”, va mucho trecho.

La enfermedad física no accidental suele ser una respuesta biológica automatizada.

Aunque se trate de una respuesta que pueda resultar inoperante a medio o largo plazo, de cara al momento inmediato es la respuesta más eficaz que nuestro organismo sabe poner en marcha. Al menos, ese es el modo en que el organismo “se defiende”.

Por ejemplo, si nos hemos proyectado excesivamente en el trabajo y estamos funcionando en modo obsesivo, se nos disparará el estrés, nos bajarán las defensas y es fácil que enfermemos, por ejemplo, de gripe (para así tener que rendirnos al reposo de cuerpo y mente). Total, ese el esquema de como una enfermedad puede ser la respuesta a otra “enfermedad anterior” (que sería la auténtica causa de la inarmonía y la falta de coherencia con la Unidad original).

Digamos que la enfermedad A (causa) provoca un desarreglo que intenta solventar la enfermedad B (respuesta). El caso es que llevamos dentro las semillas que posibilitan el desarrollo de las enfermedades.

Semillas en forma de:

a) Estrés residual, bien por hechos acaecidos a nosotros en cualquiera de nuestras vidas, bien por memorias energéticas de sucesos ocurridos a alguno de nuestros ancestros.

b) Patrones mentales erróneos, tanto individuales como colectivos.

c) Patrones reactivos insanos, convertidos en hábitos.

d) Efectos del karma negativo.

e) Consecuencias de votos, promesas y juramentos.

Ciertamente, también puede haber causas externas, debidas al entorno; pero, con frecuencia, resultan más determinantes las provenientes de nosotros mismos. Así, por ejemplo, ante una misma epidemia comprobamos que unas personas enferman y otras no, aún encontrándose en circunstancias similares.

Muchos sistemas de sanación resultarán altamente eficaces por sí mismos en el tratamiento del primer apartado,  y con su aplicación podrán desaparecer múltiples dolencias.

Sin embargo, la sanación del resto de apartados requiere una transformación del individuo y, por tanto, la voluntariedad y dedicación (a veces, también esfuerzo) que el enfermo habrá de aportar para sanarse a sí mismo (mientras, eso sí, se auto-aplica o le aplican otros los métodos o técnicas). De hecho, la sanación de algunas inarmonías va a requerir el consentimiento consciente y expreso del receptor (por ejemplo, la liberación de votos, promesas y juramentos).

Así pues, mucho me temo que aunque los sistemas vayan alcanzando nuevas cotas de eficacia, nunca contaremos con un sistema “bálsamo de Fierabrás”, que todo lo cure “en un plis plas”. Y, por tanto, no me queda más remedio que frustar las expectativas algo fantasiosas de mi amigo.

Eso no quita para que, muy excepcionalmente, podamos experimentar vivencias radicalmente transformadoras o que en determinados momentos se pueda contar con la intervención de alguien capaz de provocar unos efectos equivalentes. Pero, entonces, no se trataría de un método o sistema disponible para ser aprendido, sino que estaríamos ante la excepcionalidad con que a veces nos sorprende la vida.


Carlos Calvo

Maestro de Reiki 4º Linaje – Fundador de Sanación Fotónica, Sanación con Luz, Christ Energy Healing y Sanación con Energía Primordial

Sitios web: Sanación FotónicaSanación con Luz, Christ Energy Healing – Sanación Crística y Sanación con Energía Primordial

Correo: armonizacionconenergias@gmail.com


Anuncios